jueves, 13 de noviembre de 2008

Estudios. Infidelidad. ¿Tu qué harías? (II)





Quería haber hecho otra parte al post anterior, pero según se ha ido esclareciendo el asunto creo que no es necesario.

Hace algunos años, en una de mis clases, tenía que proponer y moderar un estudio o debate, mi tema elegido fue “la infidelidad”, más o menos como esta vez hice con vuestra participación, y os puedo asegurar que a pesar de la diferencia de edad entre el grupo que lo formaba antes, al de ahora, no ha habido gran diferencia, la he encontrado sólo en una cosa. A los 20 años se mira más por la amistad que sientas por la persona engañada, quizás por que no repercutan otros factores, como es la pareja estable, familia, la vida en general que no es la misma que a la edad que tenemos ahora (hablo por los que pasamos los 30 :)

Por lo que hemos ido dejando en el post anterior, por bastante mayoría creo que queda así:

-El hombre suele ser más infiel que la mujer o al menos se descubre más.

-Tendemos a tener valor de enfrentarnos más al infiel que a la persona engañada.

-Si no hay un acercamiento excesivo de amistad con los involucrados no nos planteamos nada, oír, no ver y callar.

-Somos de naturaleza ¿hipócrita?, la mayoría quiere que le sea comunicada la infidelidad por terceros con confianza, quiere no vivir en el engaño y poder tener la libertad de decidir sabiendo lo que pasa por su vida, pero nosotros no comunicaríamos a nuestra buena amistad, en el caso de conocerlo.

-En muchos casos, llega a importar más la discreción, que la amistad, el cariño, la lealtad o lo justo.

-Sentimos remordimientos al pensar que podríamos, con nuestra intervención, estropear algo, sin darnos cuenta que ya está roto si se llega a esa situación, o al menos que los dos conozcan donde están y puedan elegir libremente sin mentiras.

-En el fondo deseamos ser justos, que los dos sepan, para poder elegir y valorar, pero solo buscaríamos esa justicia, haciendo que el infiel lo comunique a su pareja, así lo vemos más correcto.

-Tendemos a confiar que entre las parejas bien avenidas, no se cometen infidelidades.

-Sentimos terror ante la idea de que eso nos suceda a nosotros, por eso ante la misma situación en los demás, actuamos con el mismo terror. Claro está que no se siente el mismo miedo cuando se es la parte que comete la infidelidad.

Hasta aquí más o menos es lo que hemos recogido de nuestra aportación al post anterior, lo cual, a pesar de ser un número muy reducido de personas, no queda muy lejos de todos los estudios que se hacen sobre este tema.

(Yo me incluyo en todos los puntos, no me excluyo, aporto lo mismo que vosotros como muchos habréis leído en mis contestaciones, si alguno cree que no es así puede formular la pregunta sin problema)


Datos extraídos de distintos estudios, en distintas páginas Web, nos dicen:

La infidelidad no sucede espontáneamente, siempre hay motivos que la provocan. La lista de razones es interminable, pero los sexólogos especialistas en terapia de pareja coinciden en que en todas se intenta satisfacer las carencias en la pareja.

Las más comunes son: Sentirse devaluado, al recibir una atención menor por parte de su pareja; Monotonía. La rutina y la ausencia de sorpresas conlleva a un aburrimiento sentimental; Vida sexual deficiente. El sexo es un elemento esencial en la pareja y si éste es defectuoso, quien se siente insatisfecho tiende a buscar fuera de la relación la satisfacción sexual que no encuentra en su pareja. En el caso de los hombres, no es aceptado un cambio físico de la pareja; Falta de comunicación y diálogo; Búsqueda de nuevas sensaciones al acabarse la seducción del enamoramiento; Pérdida de libertad, al ser la pareja asfixiante; Idealización de la pareja; Permisividad de la pareja; Ausencia de personalidad de una de las partes; etc.

Según algunas encuestas, las estadísticas marcan que los hombres, en un 56%, no rechazan una aventura cuando se presenta la oportunidad. Se trataría de varones que, en general, tienen un matrimonio bien avenido. En cambio, el 35% de las mujeres aceptan tener una infidelidad, muchas veces, para denigrar al varón por sentirse poco apreciadas, desatendidas, desvalorizadas, por no sentir la mirada de su pareja, o porque están inmersas en una relación asfixiante. Por el contrario, el hombre engaña como una forma de castigo, por la desvalorización que siente por sí mismo o para denigrar a la mujer desde el punto de vista sexual.

En promedio, las estadísticas de infidelidad aseguran que el 60% de los hombres son infieles, y que el 40% de mujeres les sigue los pasos. Para Sexole, el primer estudio sobre conductas y preferencias sexuales de usuarios de Internet en España, las mujeres son más infieles que los hombres (50% frente al 44%) y también más apasionadas: un 65% exterioriza más las emociones en el momento del clímax, frente a un 27%. El estudio de Journal of Couple and Relationship Therapy asegura que entre un 45 y un 55% de las mujeres casadas son infieles

En el estudio de UC-Adimark se observa que las nuevas generaciones, tanto hombres como mujeres, condenan más la infidelidad que los adultos maduros. Así, mientras que el 29% de los hombres entre 45 y 54 años está de acuerdo con la idea de tener una relación paralela al matrimonio, los encuestados entre 18 y 24 años sólo lo están en un 15%. Y en el caso de las mujeres, el 11% de las consultadas entre 45 y 54 años declara estar de acuerdo, cifra que baja hasta un 5% en el resto de los tramos erarios.

Según una encuesta de la Universidad de Buenos Aires, a un 82% de las mujeres encuestadas lo que más les dolería de una infidelidad es que su pareja se enamorara de la otra persona, cosa que sólo mortifica al 52% de los varones. A un 44% de éstos, en cambio, los ultraja la sola idea de un encuentro sexual, así sea ocasional, de su pareja con otro hombre. Apenas un 18% de las mujeres se desvela por el mismo motivo.

Entonces, ¿de qué fuente nos podemos fiar? Según el artículo del NYT los datos más seguros son los que lleva recogiendo desde 1972 la Encuesta Social General . Sus resultados indican que en un año determinado el 12 % de los hombres casados y el 7% de las mujeres han sido infieles a su pareja.
Considerando la relación completa, en 1991 el 20% de hombres y el 5% de las mujeres mayores de 60 años confesaban haber sido infieles alguna vez a lo largo de su matrimonio, mientras que el 2006 los porcentajes subían al 28% y al 15% respectivamente.

El incremento general no es tan inesperado, pero un análisis más meticuloso realizado por el Dr. David Atkins de la Universidad de Washington muestra que el perfil de los infieles sí ha evolucionado de manera curiosa: la infidelidad está aumentando claramente entre personas mayores y en las parejas jóvenes. De hecho, las mujeres jóvenes están a punto de atrapar a sus maridos en índice de adulterios.

Las mujeres somos muy confiadas en nuestra relación, según el estudio de la Dra. Hite, en el que “el 79% de las mujeres no cree que su pareja tenga otro asunto amoroso; sólo el 15% tiene dudas y el 19% sí sabe que su pareja lo tiene o lo ha tenido”.

Sin embargo, según otra encuesta las mujeres no somos siempre tan confiadas:

 El 46% registra los bolsillos de la ropa de sus parejas.
 El 47% revisa los correos electrónicos.
 El 27% comprueba los números telefónicos de los recibos.
 El 10% los sigue a escondidas

Está comprobado que la sociedad permite mucho más la infidelidad del hombre que de la mujer, por esta razón la reacción de las mujeres suele ser diferente y más benévola. Se dice que la mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida, aunque en realidad ni el hombre ni la mujer, en la mayoría de los casos, ni perdonan, ni olvidan.
No es nada sencillo disimular la infidelidad, porque las parejas se conocen, saben sus reacciones y cada pareja tiene una psicología muy concreta y fácil de predecir. Además las mujeres somos muy intuitivas, puede haber cientos de detalles que nos hagan sospechar, y los hombres difícilmente disimulan ese nuevo estado de goce y aventura. Aquí te mostramos las conductas más obvias que pueden levantar tu sospecha de que él te está siendo infiel:

 Empieza a tener un exceso de compromisos de trabajo.
 Se esmera en el vestir, incluyendo la ropa interior.
 Cuida más su físico, se hace desde un teñido de canas hasta injertos de cabello.
 Hace algunas llamadas misteriosas.
 Tiene un aumento importante en sus gastos.
 Se porta especialmente cariñoso contigo, para disimular.

La infidelidad es una de las causas más comunes de crisis o rupturas definitivas en la pareja; dentro de las grandes inquietudes de quienes deben enfrentar este problema, está el dilema frente al futuro de la relación: separarse o perdonar y perdonarse a sí mismo.

Separarse y terminar el matrimonio es la solución más fácil y la elegida por la mayoría de las personas que atraviesan por un caso de infidelidad. Con esta actitud se deja de lado la posibilidad de buscar solución a un conflicto, que si bien es grave, puede ser doblegado por la buena disposición que ambos tengan por encontrar juntos la salida a un laberinto complicado, pero superable si existe la iniciativa de lograrlo.
Perdonar implica un profundo proceso de reencuentro con el amor que aún pueda existir, reuniendo a quienes sienten el arrepentimiento verdadero de disculpar un error humano y 'apostar' por un volver a empezar cuando las circunstancias así lo permitan.

 Un primer caso es la infidelidad física, producto de una curiosidad, una fantasía no satisfecha o una etapa saltada en la vida.

 Otro es aquella por enamoramiento o emocional, donde la persona se involucra mucho más con su amante, ya no es sólo una aventura de una noche, implica sentimientos.

 Una tercera clase es aquella para buscar una cualidad de la que carece la pareja estable.

 Otra variedad es la infidelidad psíquicamente insuperable. Son las personas incapaces de guardar lealtad o compromiso alguno.

 Existe también una especie de infidelidad platónica, en la cual se siente que el compromiso de comunicación se da con otra persona y no con su pareja, aquí no se llega a mantener relaciones sexuales.

 Otro género, un tanto inusual y menos común, pero que existe, es la traición afectiva 'provocada', aquí los infieles inducen esta situación con el objeto de salvar el matrimonio.

Infidelidad masculina básicamente plantea a un hombre inmaduro, que la toma como un complemento a su relación, en vista de su dificultad a la fidelidad o a poder profundizar en una relación. Dentro de este tipo están también aquellos que lo hacen para agredir a la pareja frente al compromiso, haciendo sentir a su mujer que ellos no se sienten limitados al matrimonio, manteniendo una puerta abierta de escape para la aventura ante situaciones de su desagrado dentro del hogar.

La infidelidad femenina al igual que en el varón se produce por el temor al compromiso, por no sentirse lo suficientemente involucrada con su compañero en el plano afectivo-comunicacional. Dentro de las mujeres infieles están aquellas que han tenido una sola pareja en sus vidas y pasado los 35 a 40 años, sienten la curiosidad de experimentar sexualmente con otros hombres. Hay algunos tipos de infidelidad femenina en que la mujer lo hace con el objeto de manifestar su desprecio por la figura masculina, usando al hombre y teniendo la sensación de control, generalmente por una situación de venganza ante episodios de su infancia provocados por su padre u otros hombres. Muchas veces son mujeres frígidas, que hacen todo el espectáculo frente a sus amantes, sintiendo en su fuero interno que son ellas las que dominan la situación y cuando quieren se deshacen del hombre.

En un estudio hecho por el psicólogo y sociólogo Giorgio Agostini a una muestra de un total de 287 parejas, entre 18 a los 65 años. Los resultados obtenidos fueron que un 90% de los hombres manifestó en alguna etapa de su vida en pareja haber sido infiel en cualquiera de los tipos de infidelidades antes mencionadas. En el caso de las mujeres la cifra llegó a un 60%.

La figura del amante puede a su vez ser, bien un episodio meramente transitorio, o bien algo serio y con indicios de permanencia. Tengamos en cuenta, que según las estadísticas, el 37% de las infidelidades son aventuras de una sola noche y apenas el 12% de ellas duran más de un año.

En la medida que el vínculo es más sólido existe la posibilidad de seguir con una relación donde hubo infidelidad por parte de uno de los cónyuges. Cuando el amor y la profundidad de la relación permiten superar esa aventura, ambos salen fortalecidos.

Adoptando una postura realista y objetiva, puede afirmarse que el adulterio o infidelidad tiene distinta consideración y efectos para el hombre y para la mujer, así bien lo ilustra el dicho español que dice: "Los hombres llevan la fama y las mujeres cardan la lana". En este aspecto gran influencia han tenido el cine, la literatura y la cultura popular; a través de los cuales se ha sustentado el estereotipo del macho viril que busca la infidelidad; en su contrapartida, se ha estigmatizado que la mujer sólo en circunstancias límites se ve empujada a ella.

Los especialistas coinciden en que no hay hombre ni mujer que sea plenamente fiel en pensamiento. Por muy virtuosa y leal que sea una persona, la infidelidad de pensamiento es instintiva e inevitable. Será difícil probarlo, pero es innegable que nadie es inocente de traición de pensamiento. Recuérdese la defensa de Jesús de la mujer sorprendida en adulterio: "El que esté sin culpa, que tire la primera piedra" (Juan 8:3-8).

Por lo general, "el hombre infiel busca sexo y la mujer persigue sentimiento". En efecto, los psicólogos opinan que el hombre busca el sexo fuera de la pareja y le daña más la infidelidad sexual, aún sin sentimiento de amor, es decir, que su compañera se acueste con otro. Por su lado la mujer busca sentimiento fuera de la pareja y le hiere más el engaño sentimental, aún sin sexo, o sea, que su cónyuge ame a otra.

Suele creerse que el amor impide que la infidelidad ocurra. Sin embargo, en relaciones donde hay mucho amor también puede presentarse. El amor disminuye las probabilidades, pero no garantiza la total fidelidad. Así como tampoco lo asegura la intensa vida sexual que pueda llevar un matrimonio. Personas que se llevan bien en la cama pueden ser infieles por otras carencias, por encontrarse en una ocasión de alto peligro, cediendo ante la tentación o bien por sentimientos como venganza, resentimiento o simple curiosidad que propicien este tipo de aventuras.

Según el sexólogo José Manuel González "la primera infidelidad es como la pérdida de la inocencia y deja huella muy difíciles de borrar: puede que la relación nunca vuelva a ser la de antes, pero no siempre para mal. A veces la aventura da pie para rehacer una relación más sincera". El doctor González añade que para ello el "arrepentido" debe evitar cualquier contacto con el amante y disponerse a responder todas las preguntas que le haga su pareja. En vez de dejar el tema sin hablarlo, hay que sacarlo a relucir para recuperar la intimidad emocional. El sexólogo termina por afirmar que "ambos estarán curados cuando puedan incluso bromear sobre ello, es decir, cuando ya lo han asimilado y se sientan a gusto. Difícil, pero no imposible".

El temor de muchas personas es el perdonar y que luego se vuelva a repetir la situación. Quienes han cometido este engaño y sienten arrepentimiento, optan por enmendarse, terminan con la historia cuando se dan cuenta del dolor que han provocado y valoran su unión por sobre la aventura.

Según investigaciones sobre el adulterio sólo el 10% de las personas que dejaron a sus parejas por otras continúa indefinidamente con ellas. Cuando se acaba el embrujo de lo prohibido y se instala la rutina, se suelen producir los mismos roces que se tenían con la anterior pareja a la que se fue infiel.


A pesar de lo extenso de este texto, quise exponerle lo más completo posible, espero que os resulte entretenido. Un abrazo para todos.


Eva María.


41 comentarios:

Adrisol dijo...

hola Eva!!!!!!!
es extenso pero al ser tan completo creo que no queda nada librado al azar......
pienso que cada pareja es un mundo y cada uno hará lo que puede con lo que tiene.
yo fuí muy celosa y me encontré identificada con muchos ítems que mencionaste,lo peor que fueron siempre injustificados, lo que fallaba era mi seguridad.....
haciendo terapia y revalorizándome fueron desapareciendo los miedos y comenzé a vivir tranquila.
creo que los celos sin justificación pueden ser una causa más de infidelidad por parte de la otra persona.como diciendo:me celabas y no había nada,pues ahora puedes celarme nomás porque es cierto.................
gracias por compartir este texto y un abrazo enormeeeeeeeee

Sendieva dijo...

Adrisol cariño, gracias a ti por tu sinceridad...

Siempre se dice que el sentirse inseguro hace que actues de forma incorrecta, y que veas fantasmas donde no los hay, yo nunca he sido celosa, o al menos no lo he sido sin causa justificada, pero si insegura y aunque no me dio por pensar en que me era infiel, si que me daba por pensar que no merecía que nadie estuviera conmigo, así que, no se que será peor jajaja

Pero bueno, nuestras hermosas cualidades tenemos, y se que nos querrán por ellas y eso es lo importante, pero sobre todo no hacernos daño gratuitamente, que para eso ya están otros, ¿no te parece?, ¡a querernos más Adri!!!

Muchos besitos y gracias, eres un sol.

MiMundo dijo...

...despues de lo vivido llegué hace tiempo a la conclusión de no permitir una infidelidad y de no vivirla en la relación que tenga...antes romper, no me lo merezco y no se lo merece alguien a quien he dicho querer...
...la infidelidad (como la mentira) tiene las "patillas" muy cortas, siempre se termina descubriendo...
...como testigo?...muchas veces, al final, quien avisa es el traidor...la pareja (rota o no) es cosa de dos y entre ellos se apañan, tengo experiencia de intervenir y al final ser yo la mal parada...así que en cosas de pareja,sea de la envergadura que sea, prefiero no intervenir...
...quizá no sea la mejor postura, pero ya me cuesta a mi llevar mi vida para adelante como para arreglar o no vidas ajenas...un abrazo...

Eria.. dijo...

Ayer no escribí ningún comentario porque no sabía que haría si se me plantease la situación que nos planteabas... después de tantas cifras y aclaramientos "sociológicos" tampoco sabría que contestar. ¡Sólo espero que no me pase!
Besitos varios,

Alatriste dijo...

Pasé por una situación así, por lo que en mi caso, la chica fue la mala. No me gustan las generalizaciones y no creo que tenga nada que ver el sexo. Lo que cuenta es la personalidad de cada uno.
Yo jamás le sería infiel a mi pareja. Si quiero a alguien, no le hago daño bajo ninguna circunstancia. Y tampoco la perdonaría, pues me parece que la infidelidad es una traición y que si la persona con la que estás te hace algo así, no merece la pena estar con ella.
En fin, es únicamente mi opinión. Espero de todo corazón que nadie de los aquí presentes y sobre todo tú, querida amiga, pase por algo así, pues se pasa muy mal y es algo muy duro.
Un beso muy grande y un placer estar de nuevo en tu casa. Lo eché de menos.
Cuídate.

@ngelito dijo...

Buen trabajo Eva, creo que con estos datos has dejado claro a much@s de nosotr@s ciertas dudas que pudiésemos tener.

Un beso guapa y que tengas una buena tarde...

PD: ¡AHH y no me seas infiel! ji ji jiji

Bowman dijo...

Buen estudio EVA.
Por más que busco no hecho nada en falta.

Excepto, quizás, que hay situaciones que, de buenas a primeras, dejan de pensarse como infidelidades y nos parecen perfectamente lógicas (siempre a toro pasado).

Me explico. Y nada mejor que hacerlo con un ejemplo de famosos actuales: Hace poco leí unas declaraciones de Jennifer Aniston en el periódico. Aunque no soy muy de cotilleos, creo que todo el mundo sabe que Jennifer Aniston y Brad Pitt eran matrimonio hasta que, durante el rodaje de una película, Pitt y Angelina Jolie se conocieron.
Angelina sabía que estaba casado pero no le importó y le tiró los tejos a Brad, que no pudo contenerse. ¡Toma! ¡ni yo podría! Lo siento por mi mujer (que ya lo sabe) pero si se me pone a tiro Angeline Jolie... ¡a tomar por saco la fidelidad y demás tonterías (hay que decir que, tambien lo hemos hablado, si se le pusiera a tiro Richard Geere, yo me he comprometido a apartarme durante el tiempo necesario... si la quiero ¡por qué voy a privarla de ese placer! ¡Seguro que despues de ese regalazo me querrá más aún).
Continúo... a todo el mundo le parece ahora que la pareja Jolie-Pitt es fantástica. Son estables, tienen montones de hijos. Pero se olvida que esa pareja "perfecta" sólo fue posible por una infidelidad.

No pretendo defender la infidelidad pero a veces me pregunto, cuando todo el mundo busca a su media naranja, a su pareja ideal ¿cómo narices la encuentra si no ha conocido a los miles de millones de personas que podía ser esa pareja ideal en potencia?. Podemos encontrar a un ser maravilloso pero ¿y si despues se nos cruza en el camino la persona que estaba predestinada a nosotros. De hecho ¿cuantos matrimonios y parejas se rompen (no por infidelidad) al día? ¿No parecían esas parejas perfectas hasta que estuvieron juntas? Se comenten muchos errores (a veces nuestros emparejamientos parecen hechos por método de 'prueba y error'). Toda pareja divorciada o separada es una pareja fallida (independientemente de sí la culpa es de uno o de los dos). Es algo que, antes o después, tenía que pasar.

Como digo, no pretendo hacer apología de la infidelidad. Sólo exponer una visión que no he encontrado hasta ahora en los estudios. Y es que, por despecho, se mete muchas veces en el saco de la infidelidad lo que sólo es cambio de pareja (aunque ello requiera que se solapen durante un tiempo). Lo primero puede ser un capricho. Lo segundo puede a veces ser algo incontrolable, un amor que nos asalte y no podamos evitar.

Tuve una novia que conoció a otra persona. Rompimos de forma civilizada y hasta a mí me pareció que el otro era fantástico para ella, imagínate. En este caso, aunque nos solapamos ambos durante un par de días, no lo considero una infidelidad, sino un trámite delo inevitable. Pero en todas las estadísticas, la gente sigue considerando esto como infidelidad. No es lo mismo, creo.

Y volviendo a los estudios, parece claro que los a hombres les cuesta más contenerse cuando les asalta la oportunidad pero ¿quien la busca?. Ahí tienes otra vez a Angelina (yo tambien caería con ella, claro, ja, ja) que, sabiendo que Brad ya tenía dueña no le importó lo más mínimo. A veces los hombres casados resultan más atractivos pues añaden a sus valores el de la estabilidad que a la mayoría de las mujeres les resulta sumamente deseable. ¡Qué incongruencia! ¡Para conseguir lo deseado... tienen que romperlo.
Aportando otra vez experiencia personal al respecto, alguna vez me han tirado los tejos, sabiendo que estaba casado. No soy físicamente atractivo por lo que, a mis preguntas, me contestaban que lo que les atraía de mí era, en resumen, mi sentido de responsabilidad como padre y marido (no eran palabras textuales, sólo es mi traducción). Me resultaba curioso que, para conseguir eso, necesitara que yo faltara a la responsabilidad que tanto le atraía. Y si me conseguía ¿qué iba a pasar? ¿Podría confiar en mí cuando, para estar con ella, había tenido que faltar a alguien? Al final concluía (y no ha sido sólo una vez, y siempre con mujeres solteras) que no me querían a sino a la vida de mi mujer...

Jo, como me enrollo... besitos y cierro.

luna dijo...

!Eva! !Pero que muy currao el tema.

Yo personalmente, no soporto la infidelidad . Si acaso me ocurriera y yo me enterara no se lo que haría, friamente te diré, que le echaria de patitas a la calle, pero a la hora de la verdad no sé como actuare.Es deficil de contestar ligeramente este tema.

besitos

luna

Antiqva dijo...

Amiga, afortunadamente Antiqva es un encanto: ni es celoso, ni traicionero, nada, nada... Si, si, un verdadero encanto.

Ja,ja,ja...

Amiga, y ya en serio, ojala nunca lo sea...

Un abrazo, Sendieva

Sendieva dijo...

mimundo, me parece bien tu postura, si alguien te es infiel no perdonas, lo cual me parece bien, si para ti, como para muchos, eso es una muestra de que no te quieren ¿entonces para qué?

la vida es complicada, pero no se tu caso cuando intentaste ayudar a alguien en esa situación, pero no siempre es igual, yo si te tuviera cerca como amiga mía, se que sabrías decirmelo con el mayor cariño y preocupación, no creo que actuara mal por ello, pero como todo hay que estar en la situación.

Muchas gracias por tu opinión, un fuerte abrazo.

Sendieva dijo...

eria, yo también espero que no te pasa, que no nos pase a ningun, como no deseo nada malo a ningno de vosotros y eso es malo.

las personas que conozco que han pasado esto, es tal el grado de inseguridad, de desvalorizarse que asusta, parece que en un primer momento son todo rabia y rencor, pero luego se va volviendo miedo, desconfianza e inseguridad, psicológicamente es machacador para la mayoría de las personas.

gracias por pasar igualmente, un besito.

Sendieva dijo...

Alatriste, yo siempre decía que no cometería esa falta nunca, que antes de hacerlo, dejaría a esa persona con la que estuviera, porque significaría que no iba bien la relación.

Creo que no hace falta engañar, porque cada uno es libre de decidir, antes de hacer eso, o por lo menos que los dos sepan y decidan, que tengas las mismas opciones.

Pero no es lo mismo una relación de novios que no te ata nada a una de matrimonio con hijos, nada que ver, ahi se complica mas la cosa y no es tan fácil.

Me parece bien tu postura, al final la mayoría de las relaciones se basan en eso, yo doy y tu das, o compensas, sino ya no es igual.

Gracias por tu visita Ramón, espero que estés mejor,un abrazo.

Rober dijo...

Mi querida Eva.
Una de las frases de Stanislavsky, una importante figura del teatro ruso dijo, fue: " Aunque los labios callen, los ojos, los dedos, los brazos, el rostro y todo el cuerpo hablan por si solos". Asi de seriamente se planteaba este tecnico teatral la interpretacion, asi que si de infidelidad hablamos.. No es facil engañar, desde luego. En todo tu post siento que se hacen dos grandes preguntas, ¿por que? y ¿Para que? El ser humano es muy complejo, sorprendente y maravilloso, pero complejo. Aunque mas bien deberiamos hablar del espiritu humano...¿O de la inquietud humana? tu lo has dicho, son tantos los motivos, los no motivos... Es como una busqueda de algo, o tal vez como una huida de la soledad, sea a traves del sexo o de los sentimientos.
Y Cuanto mas leo tus palabras mas llego a la conclusion de que es tanta el ansia del ser humano por sentirse vivo y realizarse que a veces va y se sale de los renglones. A veces sera tan solo por abrazar otros cuerpos, pero otras veces buscara, seguira buscando el abrazo, el amor, los sentimientos, la pasion... Sin embargo, a mi entender siempre sera un camino de rebeldia en el que una persona decide romper con unos limites que no le gustan, lo cual puede conllevar el sufrimiento de otra persona con la que habia acordado esos limites.
Como tu bien dices, son muchos los motivos, las causas, las situaciones que llevan a la infidelidad, multiples los motivos de los adulterios, complejos y llenos de matices.
Sin embargo, creo que al menos no es como en un pasado no tan lejano en el que un hipocritamente "perfecta" sociedad patrialcal, olvidaba solapadamente, cuando la interesaba, los basicos principios de justicia, libertad e igualdad y permitia la varonil infidelidad masculina y decia que... la mujer en casa y con la pata quebrá.
Aunque desde luego la infelidad o el adulterio nunca sera cosa vanal sino todo lo contrario, por lo menos, ahora todos somos mas libres para decidir, vivir, amar, buscar, regresar, sentir...

Un abrazo, muchos besos, infinita ternura, sciucella.

Sendieva dijo...

Angelito, creo que este tema nos suele llamar la atención pero dudas.... pocas.

Yo infiel!!! no, no, eso nunca, antes mando a paseo!!! jajaja

Muchas gracias Angel, un beso niño guapo!!!

Jorge Fenix dijo...

Los humanos inventamos dualidades como fidelidad-infidelidad, y para complicar más las cosas, inventamos también las estadísticas.¿Hay algún otro animal en este planeta que maneje los mismos conceptos? Hay mucha gente que tiene trabajo gracias a estas complejidades humanas, por ejemplo, abogados,detectives privados, y programas de Tv sobre los famosos.
Interesante investigación. Muchos besos desde el sur.

Sendieva dijo...

Mi querido Bowman, como siempre te agradezco esta atención que me gratifica tanto, gracias.

Ese ejemplo que pones, (me informé de quienes eran porque yo de eso na de na), es lo que yo comentaba a Nata de que el hombre era más infiel, y ella dijo que no, porque un hombre para ser infiel tiene que ser con una mujer, ahí está lo que decía de que la mayoría son hombres casados con mujeres solteras. ¿A quién culpar? Pues los dos, porque si uno no quiere el otro…. Aunque está claro que por parte de ella está mal, pero quien tiene un compromiso es el, debería de ser la persona que tomara la ultima decisión, luego el que tiene pareja, para mi es más culpable que el que no la tiene. Y digo yo, ¿ella a el? Perdona pero ese niño del que hablas está como un queso de bola, yo tampoco le diría que no!!! Lo mismo le tiró los tejos el a ella, ¿no podría ser? Es que me pones un caso!!!! Jajaja (qué perdone mi posible futuro marido jajaja), si, si , te apartas un tiempito, ¡yo hasta que no me soltara, ya podría esperar el marido!!! Jajaja, claro que bonito, como sabemos que eso no pasará, ale!!! A la alegría!!! Jajaja

Dices que si la quieres, como vas a apartarla de ese placer, si ya, claro como sabes que es algo “casi” imposible, lo dices alegremente, y claro con vuelta!!! Jajaja, yo también te querría más por ese gesto!!! Jajaja, lo de la pareja estable y perfecta… como para todos, ojala si, pero tiempo al tiempo, luego todo vuelve al inicio.

Se supone que el matrimonio, es meditado y realizado con una seguridad, de que es la persona de tu vida, nadie obliga a casarse, es algo libre, y no hace falta una infidelidad para que se rompa ese vínculo. Pero está claro que la infidelidad ayuda a que suban esas rupturas de matrimonio, y ahora te digo yo: ¿Cuántos buenos matrimonios se rompen, por una tontada que le dio a uno de los dos y fue infiel? Bastantes… de hecho imagino que leíste, que la mayoría de los matrimonios que dejan a su pareja por otra, no duran nada.

Yo siempre he tenido claro algo, a la persona que estuviera conmigo, siempre se lo dije, si realmente le quiero, y le deseo lo mejor, yo quiero que lo encuentre, si soy yo pues muy bien, pero si es más feliz con otra persona, pues adelante, pero que me lo diga, que no me engañe ni juegue a dos bandas, que en busca de mi felicidad también voy yo, y aunque me duela, si el es más feliz con otra persona yo jamás lo voy a retener, es más no retengo a nadie, el que quiera estar conmigo lo hace libremente, por eso quizás nunca quise casarme, para seguir pensando así.

Lo que dices de solapar una relación con otra, creo que nos pasa a casi todos desde nuestras primeras parejas, estás que quieres retener algo que hubo y empezar algo que te parece maravilloso, para mi eso tampoco es infidelidad como tal, porque se palpa la situación.

No estoy contigo en eso, de que el hombre es infiel porque le busca ella, lo habrá como todo, pero yo jamás lo busqué, (eso es para romper estadísticas ya sabes que me encanta jajaja), y además Angelinas de esas pocas, no nos engañemos, pero es que todo os vale!!! Jajaja tu siempre quieres culpar a la mujer, ella es la que se lanzó, pero yo lo que veo, es que fue el quien rompió su matrimonio no ella, al que le tiene que importar el matrimonio es a el, no a ella, no nos engañemos, que si yo estoy casada y me lió con uno que no lo está, soy yo la que rompo mi matrimonio, la que soy infiel, no el soltero que está conmigo. Ahí lo siento pero no estoy contigo. No puedes culpar a la mujer de que el hombre es infiel, me parece bastante machista, o de tontos, porque es como decir que le enseño una teta y cae como un atontao, eso es problema del tío, que piense un poco más que no le vendría nada mal. A mí por muy bueno que esté el muchacho, le digo que me parece muy guapo y que yo no le puedo dar lo mismo, así que pase a la siguiente…

Ves!!! Me enfade!!! Jajaja, bueno solo un poco, es que eso me pone de los nervios, lo siento, será que como no soy así, pues me fastidia más. Lo que dices de los hombres casados… pues a mi no me motivan en absoluto fíjate!!, todo lo contrario, siempre entre nosotras, cuando sale este tema, decimos que un tío casado y con niños es complicarse la vida, aunque sea una relación seria, yo soy de las que digo, que si estas soltero y sin hijos busca lo mismo, y tiro piedras sobre mi tejado, que aunque no casada tengo una hija, pero sigo pensando así, por lo que no estoy de acuerdo con eso que dices.

Creo Carlos que a todos en algún momento, nos han querido llevar a su terreno, no hace falta belleza física, sobre todo si hay un roce diario en el que se pueden apreciar otras características mucho más atractivas, pero para eso estás tu, tu decides, porque eres quien tienes que valorar lo que pierdes y lo que ganas, no la persona soltera, que la mayoría de las veces es un capricho, no nos engañemos. Y claro está que se te insinuarán mujeres, como a mi hombres!!! Sino mal íbamos jajaja

Me gusta eso que dices de “no me querían a mi sino a la vida de mi mujer…” confirmas las estadísticas Carlos, la mujer busca más una estabilidad, unos sentimientos, el hombre lo hace por sexo en su gran mayoría, así que ya sabes para lo que me pretendían a mi!!! Jajajaja, aunque tengo que reconocer, que por mi manera de ser, también hubo de los que querían de verdad estar conmigo por sentimientos, no voy a decir que no, porque mentiría, pero una como es durilla, pues na de na jajajaja

Bueno como ves, yo me enrollo más que tu, así no te sientes mal, además me encanta que te enrolles lo sabes, así que no me digas eso.

Siento no estar de acuerdo en todo contigo Carlos, pero ya sabes mi lema, sinceridad ante todo, a eso si que no puedo faltar, y con ello espero no hacerte cambiar de opinión respecto a mi, sigo siendo la misma hadita que te adora.

Muchos besitos muchachín!!!! (Gracias)

Sendieva dijo...

Luna, creo que todos en el primer momento pensamos así, no perdonaríamos la infidelidad, pero claro, como bien dices, hay que estar en el caso y de que forma ocurren los hechos, aunque en un primer momento no se encuentre justificación.

Muchos besitos.

Sendieva dijo...

Antiqva, SE QUE ERES UN ENCANTO!!!! no tengo duda de ello, como sé que por tu naturaleza no serás infiel, o al menos como casi todos los que somos así, no en situaciones normales, ni por hacer daño gratuitamente....

Muchos besitos amigo encantador!!!

Sendieva dijo...

Rober, me gustó mucho tu comentario, y quizás más por ser mujer y tu hombre, siempre ha sido una inquietud el saber como pensais vosotros y para vosotros como pensamos nosotras...

Me gustó eso de, que no hace mucho, el hombre era infiel, y ni se escondía, como si fuera algo de lo más normal, y la mujer si lo hacía, ya estaba marcada para el resto de sus días, y me atrevo a decir, que hasta los descendientes femeninos, tenían que vivir con ello, así de triste, pero muy cierto. Ahora al menos, no igual que ellos, pero hay más libertad y es más justo, quizás por todo esto, la mujer gane en discreción, y se la vea mucho menos.

Por todo esto, no me parece justo que culpen a la mujer, !ya está bien!!! que nadie obliga a nadie, y si hablamos de obligar, mira que no quería, pero... sexualmente en su gran mayoría, el hombre es quíen fuerza a la mujer... ahí si que obliga, ella no.

Muchas gracias Rober, besos.

Sendieva dijo...

Jorge !!! no puedo contigo me rindo!!! primero lo dices, como que esto de las estadísticas no sirve para nada, yo la verdad, es que en su gran mayoría nunca creo en ellas, por que, o soy siempre la excepción, o algo no funciona jajajaja, Parece que todo lo que comentas está en la vida de forma absurda, y luego me dices interesante investigación!!!, bueno....

Un beso.

Pato´s dijo...

Muy interesante post y re completo , pero te soy sincera nunca me paso , asi que no se como reacionaria !!

Besitos Eva y que tengas un bello finde:)

Natacha dijo...

Lo habéis dicho casi todo... Yo solo digo que estoy con no hacer daño a nadie, pero también decir que qué pasa si se cruza en tu vida ese ser del que te enamoras? por fidelidad dejas que el amor de tu vida se escape?... No sé, es muy complicado.
Parto de la base que no se debe traicionar a nadie, pero que no siempre es sexo, infidelidad, maldad o desconsideración. A veces pasa... sin que nadie pueda evitarlo.
Supongo que a quien le ocurra algo así, renunciará y vivirá con esa pena siempre... y otros tomarán la manzana y la morderán con los ojos cerrados.
En fin... es fácil hablar.
Un besito. En este tema siempre hay daños colaterales, lo hagas como lo hagas, supongo, claro.
Natacha.

Sendieva dijo...

pato´s, como me alegra leer eso!!! pues que siga así...

Hermoso fin de semana, besos.

Sendieva dijo...

Nata cariño, ese punto de vista creo que es el... mas humano diría yo, por ello se siente miedo, nunca se sabe por quién vas a dejar de sentir, o por quién vas a sentir algo... pero como bien dices, no es por cuestión de sexo, ya hablamos de amor, luego cada cual valorará, y claro que siempre se sufren daños, a pesar de que sea de este modo, pero siempre se puede hacer más fácil...

Muchos besitos y bonito finde!!

Bowman dijo...

Que noooo, Eva María. No me llames machista que me tiro por un puente, ja, ja. Si acaso, será que me gusta hacer de abogado del diablo y como aquí se está estableciendo la culpa del hombre, yo trato de la contraria.
De haber sido al revés, es decir, si la entrada y los comentarios fuera mayoritariamente contrarios al papel de la mujer, me habría tirado a degüello a defenderlas.
En resumen, es mi manía de andar tocando las narices y llevando la contraria.

Evidentemente, tu experiencia y la mía son opuestas (¡afortunadamente!). Es decir: a tí te pretenden los hombres y por eso deduces lógicamente que son propensos a la infidelidad. A mí me pretenden las mujeres (bueno, y un hombre una vez, ja, ja) y por eso es fácil que deduzca su propensión a la infidelidad.

Todo es normal y lógico.

Besos (castos / sin pretensiones, eh, ja, ja)

Sendieva dijo...

Bowman esa reacción tuya de ponerte en contra la conozco!!! jajaja, así das debate lo cual está bien.

No creo que seas machista, eso que quede muy claro, sino mis besos na nain de la china jajaja

Menos mal si, aunque te confieso que a mi también una mujer!!! creo que ya lo comenté en un post de Nata, y lo pasé fatal, yo en un pueblo perdido de castilla, salí corriendo y acabé tres horas sola en una estación esperando el tren, hasta las 7 de la mañana!!!!!!!!! que horror!!! ahora comprendo porque no me gustan las fiestas de los pueblos jajaja, mira será eso, que me creó un trauma, aunque ahora lo pienso y ya podía haber sido más sensata y tomarlo como algo natural, (no quiere decir que aceptar, eso no no no no) pero si verlo como algo que está ahí aunque yo no.... jejeje

Eso de los besos!!! jojojo, ya quitaste la gracias, lo das todo hecho, así no!!! jajaja

Me quedo con ellos sin duda, y te mando como siempre los mios, muchosss besoossss, y precioso finde.

mar dijo...

La verdad es que desconcierta un poco las estadisticas, aun asi, estoy de acuerdo con la mayoria, sobre todo con una...normalmente los hombres buscan sexo y las mujeres cariño.
Ojo, con esto no quiero generalizar.
Me ha gustado tu post, interesante sobre todo.
Un besito y una estrella.
Mar

Bacdiras dijo...

Hola Eva! En estos asuntos la teoría está muy bien, puede revelarnos cosas, pero es más interesante pasar por ello, porque muchas veces una cosa es lo que decimos y otra la que hacemos cuando se nos da la circunstancia. Se puede aprender de todo en esta vada, siempre y cuando uno tenga predisposición y no se quede en el simple resentimiento hacia el otro, ni en el lamerse las heridas.
Por otro lado una cosa es lo que diga la cabeza y otra los sentimientos.

Un besillo.

Reina dijo...

Hola!! Es la primera vez que paso por aquí (no la última, de veras) yme encuentro con un tema muy complejo, la infidelidad; uffff!!!

Creo que, como en casi todo, no podemos generalizar: cada infidelidad es un mundo y un sinfin de motivos (o excusas) que te conducen a ella, sin embargo, el resumen siempre es el mismo: algo no funciona. Y si algo no funciona puede intentarse una solución, pero no suele dar resultado (vaya, ya estoy generalizando!)

Además, en general (y ahora sí lo hago conscientemente) se parte de un prejuicio: "está mal" ser infiel; premisa errónea. Obviamente, cuando el "engañado" eres tú, te duele mucho, tal vez más por la mentira en sí, que por el hecho, por eso todos decimos, prefiero no saberlo, pero sabes que algo no funciona fiel o infiel...

Y cuando eres tú el imfiel...¿Algiuién te pregunta si te sientes bien? Normalmente no, porque es el/la malo/a de la peli.

Y aunque parezca una contradicción y más de uno no estará para nada de acuerdo y pensará que soy una loca, creo que algunas infidelidades, salvan parejas (o matrimonis, me da igual) porque le devuleven la ilusión y las ganas de vivir al que la perdió y fue infiel.

Menudo rollo!!!! Y podría seguir. Es muy interesante.

Un besito

Sendieva dijo...

Bacdirás, hay cosas que son mejor que queden ahí, "en lo que haría" y no pasar por ellas, aunque está claro, que nunca es igual opinar en cómo actuarías, a encontrarse en la situacion y tener que actuar, pero también dice mucho de la persona, dependiendo de como seas y sobre todo como muy bien dices, dependiendo de lo que sientas.

Gracias por tu visita, como siempre un placer, un beso.

Sendieva dijo...

Reina, en primer lugar bienvenida, y de rollo nada!!! jajaja, soy consciente de que es un tema que da para mucho, llevo unos días que no hago más que escribir!!

Me parece muy bien tu postura, la cual, si que tiene mucho debate, y como en la de casi todos, depende de la situación, del momento, sobre todo de lo que se sienta.

Como marcas tu,también depende de la relación que se tenga, de como piensen esas dos personas que son pareja, influye bastante, para todas las parejas no vale lo mismo y es un apartado del tema que se habla poco la verdad, también son parejas más aisladas las que piensan o actúan de forma diferente, si menudo rollo!!! jajaja

Gracias... muchos besos.

Alatriste dijo...

Tus piropos sobre mi forma de escribir me hicieron sonreír y me dieron ánimos para trabajar en la segunda parte de la historia, que espero que te guste también.
Gracias por todo, Eva. Por estar ahí, por ser tan especial, por preocuparte de lo real, por ofrecerme tu amistad, por hablar conmigo, por darme tus consejos.
Gracias por ser mi hada madrina y todo un referente en éste y en todos los mundos.
Muchos besos y espero leerte de nuevo muy pronto.

Sendieva dijo...

Ramón, creo que sabes lo bien que escribes, la buena coordinación que tienes con lo que sientes, piensas y quieres trasmitir, eso es lo que hace que puedas escribir con esa bellaza lo que te propongas. Ya sabes que todos estamos maravillados con lo que escribes.

Espero esa segunda parte, ¡me enganchaste como siempre!!! Jajaja

Gracias a ti por se una persona receptiva, aunque muchas veces no sepa como llegar hasta ti, y mandarte el ánimo que deseo y tanto necesitas, pero seguiré en el intento, ¡no me rindo!!

Muchos besos y que pases el resto del finde muy gratificante.

Sendieva dijo...

Mar cariño, que te salté, te leí pero luego no te conteste, ¡mil perdones!!! con lo que me gusta tenerte por aquí!!

Yo eso que recalcas pienso como tu, sin generalizar, pero en su mayoría el hombre comete más infidelidad por sexo que por sentimientos, y aunque parezca raro, yo se lo he oído decir más a ellos que a ellas, que lo hacen de ese modo.

Muchos besitos y buen finde!!!

Silvia García dijo...

Querida niña
Un poco tarde lo sé, pero anduve super complicada.
Te reitero lo dicho en cuanto a lo interesante del tema, y como tú lo has presentado, y de todo lo leido, me quedo con la opinión de que generalmente la infidelidad parte desde las carencias en tu propia pareja, algo que yo lo había expuesto en mi primer comentario.
Un besito enorme para tí, pequeña y nos vemos a la vuelta

Gilbamar dijo...

Não acredito no amor de quem é infiel. Como alguém pode dizer que ama se, às escondidas, trai e se regala em outros braços? Para mim a fidelidade é condição se ne qua non do amor verdadeiro.


Deixo meu fraterno abraço amigo.

Sendieva dijo...

Gilbamar, pienso como tu en ese aspecto, no creo en el amor de alguien infiel, primero porque deja de serlo por si mismo, como para esperar que lo sea por alguién...

Gracias por venir, un fuerte abrazo y un beso.

paprika dijo...

Estoy con la opinión que amar significa respetar, cudiar, confiar, y un montón de cosas más.

Si amas, ¿como puedes traicionar?
Si amas puedes perdonar, aunque nunca jamás las cosas pueden volver a ser como antes

zoraida999 dijo...

Hola Eva, muy bien trabajado el post, la infidelidad....ay?....Desde mi opinion, todos alguna vez pensamos o hemos deseado a alguien y siempre digo lo mismo, desconfio del que dice lo contrario... pero una cosa es que sientas una atraccion en un momento determinada por alguien y que eso este dentro de unas fantasias sexuales y otras que las lleves a cabo....
Entre hombre y mujeres en este tema, veo diferencias y sin generalizar porque eso no es posible, si creo que el hombre es mas infiel y busaca la relacion fisica porque se dirigen mas con la cabeza de arriba que de abajo, por otra parte parecen que su forma de demostrar amor, cariño o dulzura sea de esta forma y no sepan demostralo con otras.....
Las mujeres por contra el busca una solo contacto fisico momentaneo por lo general y debido a nuestra constitucion no nos va a aportar nada, necesitamos mas tiempo, confianza y que la persona con la que estemos sepa como tratarnos, por ello buscamos que dentro de esa infidelidad esten involucrados los sentimientos, con lo que ello colleva....
Yo prefiero no centrarme a hablar de infedilidad el simple hecho de una relacion fisica, pues considero como mujer que no me va a aportar mas de lo que tenga, si en cambio busaca mas no se si es infidelidad la palabra, porque mas bien cuando busca sentimientos es porque algo falta en lo que tienes..... pero de buscar buscaria esto y esto no lo consiguen en un polvo de un noche...

Sendieva dijo...

Paprika, yo también soy de esa opinión, aunque hay momentos en la vida que pueden surgir tantas cosas, que nunca se sabe, pero me mantengo en esa opinión...

Pienso que cuando se ama se perdona, pero no se olvida lo cual hace que todo cambie y se convierta en algo mucho más difícil y ya no es la mejor opción el estar juntos...

Besos y gracias por la visita.

Sendieva dijo...

Zoraida, gracias por tu opinión, me pareció fántastica!! bien detallada y fácil de comprender, opino lo mismo, yo como mujer, no me hace falta estar con un tio un rartito y ale!!! hasta la próxima, si la hay claro, la mujer creo que busca siempre un cariño especial...

Muchos besitos y gracias.