sábado, 27 de septiembre de 2008

"La Mujer Muerta" - Leyenda -

Este escrito es especial para mi, porque durante muchos años, camino de la "Granja de San Ildefonso", (Segovia), lugar que visito muy amenudo, miraba hacia las montañas a "La Mujer Muerta", esta es una de las leyendas que esconde esta maravilla que se contempla. Imagino que muchos sabreis de lo que hablo, sobre todo los que vivimos cerca de ella, como los madrileños o los castellanos. Espero que os guste, y en especial a un madrileño que nunco oyó hablar de ello...
Mitología, Leyendas Tradicionales. La Mujer Muerta.

Las colecciones de mitología griega y romana describen con bastante minuciosidad las aventuras de Hércules, el semidiós hijo de Zeus y la mortal Alcmena. A pesar de ello, el héroe griego llevó a cabo muchas gestas que no aparecen en los libros pero que han quedado en el recuerdo de los pueblos. Se sabe, por ejemplo, que Hércules vivió en la Península Ibérica durante muchos años y que conoció las costas gaditanas, que fundó la ciudad de La Coruña y que, según crónicas antiquísimas, fue él quien construyó el acueducto de Segovia (aunque esto último es bastante poco probable). Sin embargo, otros muchos trabajos de Hércules han permanecido ocultos por el paso de los siglos y sólo pueden rescatarse en la memoria popular.

A una de estas hazañas se refiere la leyenda de la mujer muerta.

Hace muchos, muchos años, vivía en las estribaciones de las montañas un rey. Cierto que su reino era pequeño y que sus soldados nunca se atrevieron a cruzar los montes cercanos. El rey tenía una hija, muy hermosa y dulce, que era el placer de sus días. Con el discurrir del tiempo, la princesa llegó a tener edad casadera, pero el rey temía el momento en que un caballero le pidiera la mano de su hija. Ella era todo cuanto tenía y todo cuanto amaba, y la sola idea de perderla le hacía enloquecer.

Cierto día se hallaban las doncellas de la corte bañándose en el río, que bajaba limpio y fresco de las montañas, cuando apareció un caballero fuerte y galante como nunca se viera. Junto a él estaba un hombre gigantesco noble aunque rudo, con un bastón el la mano. El acompañante era Hércules, que al poco fundaría la ciudad de Segovia y construiría el acueducto con que servir de agua a todos los habitantes.

Aterradas ante esta visita inesperada, las doncellas corrieron asustadas hacia el palacio… pero la princesa salió del agua y, cubriéndose con un lienzo blanquísimo, preguntó a los dos hombres quienes eran y que venían a hacer a ese lugar. Los dos hombres respondieron con sobriedad:

- Hemos de fundar una ciudad.

Al poco llegaron los soldados del rey, que habían sido avisados por las doncellas, pero Hércules les hizo frente y los esbirros pronto adivinaron que no podrían nada contra él. Volvieron todos atemorizados al palacio e informaron al rey de la fuerza sobrenatural de aquel hombre. Viendo que era inútil luchar contra el destino, el rey los hizo llamar y los hospedó en su castillo sin exigirles nada y tratándolos del mejor modo posible.

Durante la cena, el caballero se levantó y con voz profunda dijo:

- Señor, os pido la mano de vuestra hija, la princesa.

Bien hubiera querido el rey mandarlo ahorcar en aquel mismo instante, pero la presencia de Hércules lo atemorizaba y, apartando de sí el plato en que comía, hizo un leve gesto de asentimiento.

Quedaron las cosas así y a la mañana siguiente el caballero y Hércules partieron hacia la llenura, donde debían fundar una nueva ciudad.

- Al cabo de siete días – había dicho el caballero – estaré de vuelta y tomaré por esposa a la princesa.

El rey no podía sufrir esa insolencia, pero aún menos lograba soportar el dolor de alejarse de su hija. “¡Usurpador! ¡Maldito usurpador! ¡Nadie me robará a mi hija, nadie robará mi reino!”, decía el monarca para sí, incontinente de rabia. Tres días habían pasado cuando, una noche, el rey tomó a su hija y se encaminó a los bosques de la montaña. Allí entre los pinos albares, la maleza y las fieras del monte, clavó el puñal homicida en el corazón de su propia hija, que cayó muerta sin remedio. Loco y desesperado, aterrorizado por su propia infamia, el rey lloró largamente sobre el cuerpo inerte de la princesa y, cuando el sol comenzaba a despuntar, volvió al castillo.

El monarca se encerró en sus aposentos, cerró con llave las cámaras reales y ordenó que por nada del mundo se le molestara no se llamara a su puerta. Allí permaneció solo y comido por las angustias de los remordimientos. Y al tercer día, murió de pesar.

Al cabo, volvieron el caballero y Hércules, y encontraron que todos los habitantes del castillo guardaban luto riguroso. Interrogaron a un porquero y quisieron saber la causa de aquel dolor. El aldeano les dije que la princesa había desaparecido una noche y que el rey, no pudiendo soportar su ausencia, se había muerto de pena.

La amargura oscureció el rostro del caballero y, desolado y triste, quiso volver a aquel remanso del río donde viera por vez primera a su dama. Más, cuando quiso alejarse un tanto para sufrir en soledad tan terrible pérdida, descubrió el cadáver de su amada. Allí estaba la princesa, con las manos enlazadas sobre su pecho herido, mas con el mismo dulce semblante con que la recordaba.

- ¡Hércules, Hércules! – gritó desesperado -. Ven, Hércules, amigo mío. Ven y mira lo que pueden las pasiones de los hombres. Yo he de irme y al lugar donde voy no podrás acompañarme; mas te pido, por nuestra sagrada amistad, que subas a estas montañas y esculpas en ellas la figura de la princesa.

Y diciendo esto, se internó en el bosque y no se supo más de él.

Hércules cumplió el encargo de su amigo y durante años estuvo trabajando en la cima de aquellas cumbres, con el fin de darle la figura de la princesa muerta. Y lo hizo con tanta maña y buena fortuna que, desde Segovia, mirando a la sierra, puede verse el perfil de la princesa recostada y con las manos en el pecho. Aún causa asombro entre los forasteros la vista imponente de la Mujer Muerta: las cimas de la Pinareja y Montón de Trigo, de 2.000 metros de altitud, son parte de esa maravilla natural, esculpida por Hércules en memoria de aquella princesa asesinada por su propio padre.


Eva María.

58 comentarios:

mar dijo...

Me ha encantado la historia, soy una fiel seguidora de las leyendas y esta no la conocia.
Un besito y una estrella.
Mar

el.yau dijo...

Buenísima historia ... no me deja de sorprender a lo que puede llegar el amor descontrolado de los hombres ...

Un beso


el.yau.

Sendieva dijo...

Mar, pues que bien eso que dices de que te gusten las leyendas, a mi me encantan también, fue un gran placer tenerte por aqui, muchos besitos.

Sendieva dijo...

el.yau, qu razón tienes en eso que dices, demasiado descontrolado, no deja de sorprender, es cierto.

Que agradable es tenerte por aquí, espero que estés bien, besos.

@Patrulich dijo...

Ay, Eva! Qué historia desgarradora pero qué profunda!
Adoro la mitología griega, aunque a veces sea trágica, porque en parte explica las pasiones humanas, de las que en muchas ocasiones no podemos o no sabemos escapar.

Un beso muuuuy grande!!

María dijo...

Preciosa historia, es un placer visitar siempre tu blog, yo te deseo un feliz domingo de otoño.

Un beso.

Sendieva dijo...

Patri, me agrada que te guste esta clase de lectura, a mi siempre me llamó la atención, y con el paso de los años, me encanta analizarla, a veces es bonito buscar una razón mitológica, para embellecer las cosas, ¿no te parece?

Muchos besitos guapa.

Sendieva dijo...

María, gracias, también te deseo un feliz domingo..

Besos.

Natacha dijo...

Eva, he visto esas montañas cientos de veces... cuando pasábamos con el coche mi madre siempre me decía, Mira, una mujer muerta ¿Dónde mamá, no la veo? Allí sobre las montañas... Mientras el coche avanzaba sin remisión, apartando la posibilidad de ver aquel cadáver que nunca conseguía ver... Una y otra vez la historia se repetía... Mi madre cada vez más agria intentaba que viese aquella mujer muerta...

La nena de las coletas buscaba una mujer de verdad, una tumba... nunca pensó que era el perfil que las montañas dibujaban sobre el cielo...
Años después, en compañía de alguien que se molestó en parar el coche y tomándome por el hombro solo señaló con el dedo "mira, ves el dibujo que las montañas hacen... allí arriba..."

Entonces ví a esa dama muerta... y supe que también hay que saber decirle a un niño qué ha de mirar para ver lo que de otra forma es invisible...

Gracias por recordarme esta historia. Y siento la longitud...
Un beso, preciosa mía.
Nadie a tenido que decirme que te mire para ver a la dama que eres.
Natacha.

zoraida999 dijo...

Que bonito, no conocia la historia, si que me acuerdo que desde que era pequeña, mi padre cada vez que pasabamos, me la en señaba desde el coche, pero creo que no se sabia la historia....

Sendieva dijo...

Mi querida Nata, tienes razón de que a los niños se les debería de parar y enseñarles más las cosas, porque creemos que no, que son pequeños, pero son capaces de ver cosas que nosotros no veríamos nunca, nos sorprenden siempre, pero aún así, muchas veces pensamos que no pueden, que son pequeños aún...

Me alegro de que alguien, se parara a enseñarte esa silueta, es como todo, haciendo ese momento especial, más hermoso aún se ve...

Gracias por tus palabras, siempre haciendo que mis ojos brillen más de lo normal, te quiero mucho, mi Nata.

Sendieva dijo...

Zoraida, como me gusta ver que si que es conocido esto, ya me hacía dudar jajaja, bueno es una de tantas leyendas que se cuentan, esta es una de las más bonitas, al menos para mi, eso sí, todas van a trasmitir lo mismo...

Besos y gracias guapa.

Jorge Fenix dijo...

Linda historia, no la conocia, pues estoy algo lejos del lugar de los hechos. Ahora la conozco gracias a ti.
No sabia tampoco que Hercules hubiera caminado por alli, pues nunca se sabe que hay de verdad en las leyendas.
Fue buena idea publicarlo. Besos desde este lado del mar,amiga.

Roberto dijo...

Hola, hermosa y bella dama llena de vvvida!!

Que agradable es cuando nos hablas de la historia y nos cuentas agradables historias de nuestro pasado, de nuestras tradiciones y leyendas, cuando leemos narraciones como esta, hermosa y trágica, llena de sentimientos, arrebato y pasión... Porque por mucho que haya de legendario en esta bonita cronica, no deja de contarnos, con pelos y señales, como somos, como sentimos, como pensamos, como amamos... y como a veces, por desgracia... enloquecemos de amor, de orgullo, de egoísmo, de soberbia... pues a eso me recuerda la irracional actitud de ese rey y padre... Hay tanta locura como esa en la realidad, por parte de gentes que creen amar y que antes que dar a quien "aman" la libertad, la vida, el amor... todo su posesivo egoísmo les ciega y les dice que antes muerta que de otro. Se estremece uno siempre a imaginar eso. Se me estremece el corazón, si. ¿Es que a este tipo de gentes tan posesivas y violentas no les va a entrar en la mollera que estar con alguien a quien "supuestamente" aman... no es reprimir o violentar a esa persona sino dárselo todo, todo lo bueno, empezando por la bondad, siguiendo por la ternura y el cariño y acabando por lo mas sagrado para un ser humano... la libertad, la vida, el amor...? Pero el buen amor... no ese que mata.
Y sin embargo, es una historia que te habla de como hay gente, de como hay hombres, que quieren tanto a una mujer que son capaces de remover montañas de tanto que la aman, de tanto que no quieren olvidarla... pues tanto es el amor, el dolor, la perdida que sienten, que son capaces de esculpir el rostro de aquella a la que han amado para que siempre este ante sus ojos la hermosura que una vez les enamoro y cautivo
Goya dijo una vez que el sueño de la razón produce monstruos, con su mente despierta y llena de luces, y yo parafraseando a Cristóbal colon digo: la montaña dará a cada hombre una nueva esperanza.
Siempre aprenderemos más gracias a ti, gracias a estas historias de nuestra tierra que tú tan bien cuentas.

Un gran abrazo y muchos besos, cariño.


Rober

Antiqva dijo...

Pues, amiga, no conocia esa historia, aun cuando se sabe que "miticamente" Hercles viajo por las tierras de Iberia.

Tu digamos cuento me ha hecho recordar aquellos lentisimos viajes en tren, entre Valladolid y Villalba, cuando uno era niño, e ibamos a visitar a unos tios que vivian alli...

Un abrazo, amiga

Sendieva dijo...

Jorge, un poquito lejos si que te queda jajaja, pero bueno así podrás saber un poquito más de nosotros, se dice que hércules estuvo por la Península Ibérica, lo cual nos toca bastante...

Muchas gracias por pasar, un fuerte abrazo desde estas montañas.

Sendieva dijo...

Rober, fiel amigo, se que este texto te iba a gustar, sabiendo lo que te dicen estos temas y lo que te gustan, gracias por estrujar todo lo que se puede llevar a la realidad de esta leyenda, muy buen estudio...

Muchos besos amigo.

Sendieva dijo...

Antiqva, imagino ese tren jajaja si si...

Espero que te haya gustado este texto, para ser sincera eres de los primeros que pensé que te gustaría, por la clase de texto que es, espero no haberme equivocado...

Muchos besos amigo.

luna dijo...

Sendieva, que história más bonita, pero que triste a la vez,!vaya con el padre! que amor tan grande tenía a su hija que no permitió que le hicieran daño.

No conozco Segovia...ire.

besitos

luna

Sendieva dijo...

Luna, me agrada que te gustara la leyenda y que hayas tenido un poquito de tiempo para leerla...

Segovia es una pequeña ciudad con un encanto especial, si puedes visitalá, te gustará, yo he trabajado allí, por lo que la hace más especial aún.

Un besazo.

Bowman dijo...

Mira que me gusta esta zona, Eva María, y no conocía la leyenda. La última vez que subí a Peñalara precisamente la estuve mirando (aunque no se aprecia la forma de la mujer desde allí, pero siempre es una referencia para los montañeros madrileños).

Pobre Hércules, y que fijación tenía con esculpir las montañas como mausoleos de jóvenes y bellas mujeres. ¿Sabes que Pirineos (montes de los que tambien estoy enamorado) tambien tienen una leyenda parecida y en la que tambien interviene Hércules, esta vez como directo enamorado de la diosa Pirene, hija de Atlantis? Te invito a que la cuentes, que tú lo harás mejor que yo.

Besos

Silvia García dijo...

Querida Eva María.
Que leyenda más hermosa, pero también triste, un amor de padre, tan egoísta me parece, que prefirió matarla a que se casara con alguien.
Por supuesto dudo de que alguna vez pueda ver esa maravilla personalmente, si me hubiese gustado que la foto fuera un poco más grande para poder observarla mejor.
Me hizo acordar esto a cuando anduve en cabalgatas por la Patagonia, los vaqueanos te van señalando las distintas imágenes que tienen las montañas, con sus nombres, algo que los lugareños practican permanentemente, es como que siempre ven imágenes de personas, de animales, etc, y crean ellos mismos relatos que suelen ser realmente interesantes.
Hermosa entrada como siempre mi querida , hasta pronto
Un gran abrazo

Sendieva dijo...

Bowman cariño, jajaja, ¿te puedes creer que estaba entre las dos leyendas?, esa que dices y la que publiqué, adoro esos lugares pero me decidi por esta al ser un sitio un poco más especial para mi, por visitarlo tan de continuo...

Me alegro de que te gustara, y claro que expondré esa leyenda que dices, no creo que lo haga mejor de lo que lo pudieras hacer tu, pero se agradece ese ánimo y confianza, lo haré y será en especial dedicada a ti que también adoras esos rincones.

Un fuerte abrazo amigo.

Sendieva dijo...

Silvia, no pienses así, a mi me encantaría que pudieras venir y yo personalmente enseñarte esta belleza, piensa que es posible, todo es posible si se desea con fuerza, yo te propongo algo, dime que puedo hacer para que vengas a mi país unos días, estarás en mi casita con mi niña y conmigo y te enseñaremos todo lo que desees ver de nuestros rinconcitos, ¿eso es posible? por mi parte todo lo que pueda, cuenta con ello, sólo es que tu me digas...

A ver si antes de que pueda ofrecerte una foto, en la que se aprecie mejor esta silueta, puedo tener la esperanza de llevarte al pie de esa montaña...

Muchos besitos preciosa y adorada mujer.

@ngelito dijo...

No conocía la leyenda y me ha parecido muy bonita, la verdad. Algún día iré a ver bien la silueta que dejan las montañas con el cuerpo de la mujer muerta.

Gracias guapa, por darnos a conocer cosas que muchos desconocemos.

Besos

Sendieva dijo...

Angel, mira otro madrileño perdido sin saber esto!!! bueno pues también me presto a enseñarte esa silueta cuando lo desees, será un gran placer.

Muchos besos y me alegro de que te gustara.

Chuspi dijo...

Me he leído los comentarios a propósito antes de soltar una de las mías, jajaa, porque me decía...pero será cierto o no?
O sea que sí lo es no? Pues me encantaría verlo, tiene que ser estremecedor no?
Lo que pasa es que yo en la foto no aprecio nadita Sendi...o será que no sé mirarla??
Pego la nariz lo más que puedo pero solo veo una montaña....

Y por supuesto que me has recordado a nuestra Torre,también de Hercules....eso dicen...que por cierto,van a volver a restaurar denuevo.

BESITOS!!!

Bowman dijo...

Vaya, la Chuspi es coruñesa... :D

Por más veces que he subido a vuestra torre, nunca pude ver Irlanda (sería que el día nunca estuvo claro) pero tambien guarda una bonita leyenda (aunque, en este caso, no de Hércules sino de Breogán).

¿Otra vez restaurada? Me gustaba más cuando estaba más salvaje (hará unos 30 años). Sin parking ni paseo de acceso ni rotondas (y aún recuerdo las "escaladas" que podíamos hacer en los acantilados de al lado...

Sendieva dijo...

Mi Chuspi, lo de la montaña es muy cierto, la foto es verdad que no se ve muy bien, pero no encontre una mejor, además con nieve es verdad que se aprecia más...

Se supone que en el lado izquierdo esta el perfil de la cabeza y luego el torso con los brazos sobre el pecho, está tumbada, (En el medio de la imagen) cuando la miras subiendo de Segovia a la granja, se aprecia perfectamente...

Intentare poner una foto de las que he hecho yo, a ver si se aprecia mejor.

Muchos besitos preciosa!!!

Sendieva dijo...

Bowman, ¡no me digas que no sabías que nuestra chuspina es del norte norte!!! de uno de los sitios mas hermosos de España, por lo menos en mi opinión...

Besos.

Bowman dijo...

¿El Noroeste bonito? Eva María ¿se lo dices al que se ha pasado tantos veranos en la ría de Ares y alrededores? ja, ja.

La verdad es queno conocí a Chuspi hasta hace poco, y justo entonces decidió "cerrar". Pero veo que ha vuelto, así que le haré una visita.

Besos

Silvia García dijo...

Eva María
Quería agradecerte lo precioso de tu comentario, y claro que me encantaría ir por allí, siempre digo que solo me interesaría en la vida tener dinero para viajar por el mundo, (como hace luna) y sé que deseándolo con mucha fuerza las cosas se logran.
Solo que siempre fuí una mujer sola que tuvo que autoabastecerse
con sueldos magros, y si bien he viajado bastante aquí en Argentina, siempre fué con mucho sacrificio.
Eso sí, tengo toda la fuerza de mi mente y de mi corazón puesto en festejar mis 60 años y en mi (nuestra) mudanza a Córdoba, en cuanto logre mi jubilación y al finalizar el contrato de alquiler del dto en el que vivimos actualmente, que será a partir de Abril del año que viene y a resolver durante el año.
Gracias por ser ese ser humano maravilloso que percibo eres.
Un fuerte abrazo

Sendieva dijo...

Bowman cariño, por todo lo que te he leido, se que te encanta eso de perderte por los sitios más hermosos, cosa que comparto en gusto, a mi es algo que me fascina, y más lo haré, eso de coger el coche y meterme por los caminos que no pasa un alma, y llegar a pueblitos de las montañas que tienen tres casas... eso me encanta, ver los riachuelos, los manatiales, ver el mundo a tu pies desde lo alto... todo eso, que cuando estás frente a ello parece que estás en otro mundo, ¡que preciosidad!!!!

Pues si Chuspina, te gustará por su naturalidad y energia, eso es palpable...

Muchos besitos gran amigo.

Sendieva dijo...

Querida Silvia, en alguna ocasión ya me comentaste todo esto, y quiero decirte, que estando aquí, yo podré ofrecerte todo sin que te suponga a ti ningún esfuerzo, sólo el desplazarte claro, y porque no puedo traerte en brazos sino lo haría jajaja, no lo dudes.

Sigo ofreciendote todo lo que te pueda dar, y lo hago porque puedo ofrecerlo sino no lo haría, asi que por el tema económico no veas problema, por que para eso es una invitación que hago con la mayor ilusión y cariño, de todas formas esperaremos a que hagas todos esos cambios de los que hablas, y si se puede no dudes de que te traigo para España unos días, para disfrutar de ti, mi niña y yo, que seguro que será el mayor placer. ¿cuando cumples años?

Muchos besitos mi mujer hermosa.

Silvia García dijo...

El 26 de Abril
Besazo y gracias

Sendieva dijo...

Gracias a ti cariño, no se me olvidará...

Raúl dijo...

España está llena de leyendas y mitologías de ese tipo. Hay por ahñi un par de títulos buenisimos, que tratan estas exquisiteces.

el huerfano piano dijo...

Que bello
que lindo te ha quedado la historia
una bonitoa leyenda
me encanta tu hogar
me alegro de haberte encontrado
pasate por el mio cuando quieras
un beso

Juanjo dijo...

Una bonita leyenda. Tuvo muchos trabajos Hércules por estas tierras. No sabía yo que fueran tantos.

Un beso, Eva.

Sendieva dijo...

Si Raúl, a mi me encanta esta clase de lectura la verdad... gracias...

Sendieva dijo...

Huerfano, gracias por la visita, me agrada que te haya gustado...

Sendieva dijo...

Juanjo, a mi me gusta a parte de ser especial por otros motivos, y cada vez que leo cosas de estas, este hombreton sale siempre jajajaa

Gracias Juanjo, muchos besos.

Ernesto dijo...

Muy buena historia...Hola mi amor pase por aqui a saludar y a leer lo que escribes, que por cierto me gusta mucho.

Un Besote.☺♥☺

SOMMER dijo...

Fantástica historia.

P.D. Eso de que hércules construyó el acueducto de Segovia no se lo cree ni Heydi....

Besos

Sendieva dijo...

Ernesto!!! cuando te leí pensé, este chico se equivocó de chica jajajaja, de todos modos gracias por ese cariño tan....

Un besazo.

Sendieva dijo...

Sommer, Heydi se creía todo... jajaja, bueno ahí está lo bonito de las leyendas, ¿no te parece?

Un beso.

Maria Durga dijo...

Gracias Eva, me encantan las historias y leyendas! esta que has contado es hermosa, no la conocía, cuando pase por ahi, seguro que observaré la montaña con atención para ver esa bella durmiente.
¡Qué pena Eva que se confunda tan amenudo el amor con la posesión, con el apego! El amor de verdad, el único al que merece ser así llamado, te libera, no te aprisiona, te engrandece y te ennoblece, no te humilla ni te envilece, te da la VIDA y no la muerte!

Un abrazo desde el alma

Sendieva dijo...

María Durga, que verdad tan grande, el querer es desear lo mejor a la persona, independientemente de si es a tu lado o no, yo creo que eso lo he tenido siempre claro, y como muy bien dices el que te den amor es eso, te hace grande, te da vida, no te la quita...

Gracias por estas palabras tan lógicas y bonitas, muchos besitos.

Maria Jesús dijo...

Me ha encantado conocer la historia. Gracias por compartirla con nosotros. Me fascinan las leyendas

Sendieva dijo...

María Jesús me alegro de que te haya gustado la leyenda, gracias por la visita...

Silvia García dijo...

No quise llamarte porque ya era un poco tarde y seguro tu niña dormía.
Primero pasé por Valladolid, quería ver que tan bonito es la ciudad donde vives, después viajé hasta Segovia y luego hice el camino de la granja San Ildefonso, te aseguro que no subí a las cimas de la Pinareja, porque decidí que lo voy a hacer cuando vaya contigo y la niña, y ahí si, podré contemplar "in situ" a esta maravilla de la que nos hablas.
Me encantó recorrer esos y muchos otros lugares de tu hermoso país.
(Vía internet, claro)..... por ahora.
Un abrazo

Sendieva dijo...

Hay hay hay Silvia!!!! que se me sale el corazón!!! mira que pensaba que habías venido... jajaja ni niña ni nada!!! no me lo dices y me da algo!!!

Me encantó ese acercamiento que me has hecho sentir, yo confío en que dentro de muy poquito, sea realidad...

Muchos besos y gracias por ser tan especial.

Bacdiras dijo...

Hola Sendieva!
No conocía la leyenda de la Mujer muerta, en cambio guardo unos recuerdos entrañables de esta montaña, sobre todo en los días de comienzo de primavera, aún frescos, cuando acababan de terminar las nieblas y el aire era especialmente transparente. Entonces, cuando subía en el autobús por el páramo, hacia el pueblo, veía dibujada la silueta de la mujer muerta, aún vestida con el velo blanco de la nieve.
La gente mayor la señalaba en estos días tan especieles en que se podía ver con total nitidez,como si se tratara de una visión especial, un regalo para los sentidos, preludio del buen tiempo.
Un besillo y gracias por este recuerdo.

Sendieva dijo...

Bacdiras, de nada, me alegro de traerte buenos recuerdos, si que es verdad que con el manto blanco de nieve, se aprecia con más claridad, a parte de la hermosura que da al paisaje, creo que esa imagen saliendo de Segovia en dirección a la Granja, no la olvidaré nunca...

Muchos besos y gracias a ti.

Tawaki dijo...

¡Qué bueno! Docenas de veces he paseado por esta sierra y he visto la figura de la Mujer Muerta, pero no conocía la leyenda.

Un abrazo.

Sendieva dijo...

Tawaki, Me alegro de que te haya gustado, es una de las leyendas, encontré alguna más...

Un beso

Alatriste dijo...

No conocía la leyenda y me ha gustado mucho. Es preciosa. Siempre me dejo seducir por tus palabras, amiga mía.
Voy a seguir poniéndome al día con tu blog, pues ya sabes que yo siempre regreso. Jamás me olvidaré de ti, por muy liado que esté.
Besos y que te vaya bonito.

Sendieva dijo...

Alatriste, gracias por tus palabras y tu visita, espero que estés mejor, por aquí tampoco se te olvida, cuidate mucho y ánimo

Muchos besos guapo.